La antena

“Orientarse en la frecuencia adecuada, conecta con tu onda de vida preferida”

 

 

¿Cuál es la actitud normal cuando te despiertas por la mañana?

¿Es una actitud de pesimismo y tristeza? Entonces esa será la clase de día que te espera.

¿Es una actitud de esperanza, amor y confianza? Esa será la «onda» de tu día.

Cuando nos sentimos descarriados y con «interferencias» pensamos que tenemos que buscar externamente alguien que nos ayude terapéuticamente a encontrar la frecuencia de nuevo, y esto nos funciona durante un tiempo, pero luego volvemos a perder la sintonía, y así vamos pasando de manos en manos de diferentes «tipos» que están muy bien como apoyo, pero quien realmente tiene que buscar en el dial y encontrar la sintonía adecuada, es uno mismo, pues vivimos desconectados de la frecuencia de nuestra Alma.

Cuando nos sintonizamos con ella encontramos en ese dial las emociones que nos motivan, y entonces aparece la emisora adecuada que entra por un oído y no sale por el otro, porque se queda dando saltos de alegría, entrando en armonía con quien la vida realmente pretende que seamos. Nos conectamos con nuestra esencia, el apogeo y la grandeza de nuestro Ser. Entonces nuestras vidas empiezan a funcionar como nunca porque han encontrado la melodía adecuada que resuena con uno mismo.

 

Ejercicio práctico: 

Puedes realizarlo por las mañanas, para crear tu día conectándote con una actitud positiva.

Nuestros hombros son los aliados de nuestra actitud. Unos hombros hacia delante dejan que la carga que soportamos siempre esté ahí, haciéndonos cada vez más pesado el camino que tenemos que recorrer. El gesto de elevar los hombros hacia arriba y llevarlos hacia atrás está creando en nosotros una buena postura ante la vida. Nuestra columna vertebral es el soporte del cuerpo y es muy importante cuidar su alineamiento y respetar sus curvaturas naturales. Esto es clave para una buena higiene y salud postural. 

Coge aire por la nariz profunda y ampliamente, al mismo tiempo eleva los hombros hacia arriba y junta los omóplatos atrás. Suelta el aire elevando el corazón hacia la barbilla. Repite varias veces y adquiere una postura positiva, fuerte y alegre. «Motívate tú para que los demás se motiven»

 

Luis Fernando Caminero López de Lerma

Texto del libro “Relajacionándonos, tus herramientas para cuerpo, mente y corazón”

 

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Claudia (martes, 17 septiembre 2019 11:58)

    Gracias, lo necesitaba

  • #2

    María Elvira. (martes, 17 septiembre 2019 15:29)

    ¡¡Qué bien me ha venido!!
    ¡¡Muchas gracias, Luis!!
    Un acierto... ¡como siempre!

  • #3

    Emi (martes, 17 septiembre 2019 16:05)

    No me ha podido llegar en mejor momento, GRACIAS QUERIDISIMOS AMIGOS.

Síguenos en Facebook para mantenerte informado de nuestros próximos eventos y actividades


Contacto

Luis Fernando Caminero

luis@nosoloyoga.com

Tel: 661 209 040