El Tapón (II)

No expresar mis emociones explota mi vida

 

Una sociedad que tenga que estar siempre al 100% es una sociedad cargada de personas desgastadas por una exigencia innatural.

Es normal tener diferentes estados en el ser que van y vienen e interactúan en nosotros y otros.

Permitirnos sentirlos y observar lo que causa nuestras tristezas y alegrías es lo adecuado y más eficaz…Luchamos contra todos los pensamientos que creemos no son adecuados y los taponamos, y un día estos explotan en donde menos te lo esperas, creando «sustito» y salpicándolo todo. Cuando las emociones más fuertes (temor, ira, tristeza, etc.) no son expresadas, se quedan sin resolver y conectan con estados internos de miedo que casi con toda probabilidad acaben estallando y expresándose de forma inadecuada, inoportuna y explosiva.

Es cuestión de aceptación, de permitirme sentir sin juzgarme, para que realmente se produzca el cambio poco a poco y no sea un fingir falsamente que me siento optimista. Así esa misma energía interior de amor y aceptación irradia hacia fuera y se crea un mundo exterior de igual consonancia. Mi estado exterior no es más que un reflejo de mi estado interior.

Lo importante es cómo me siento conmigo mismo mientras estoy afrontando un mal momento. La clave es confiar en el proceso en vez de reprimir todas esas emociones. Incluso cuando me encuentro en momentos difíciles, no tener miedo de sentir ansiedad o tristeza, para que, de este modo, poco a poco puedan ir desapareciendo. La clave es permitirme ser auténticamente quien soy. Gracias a ello, los malos sentimientos se irán disipando y aparecerán cada vez con menos frecuencia.

Los sentimientos son una herramienta fabulosa para conocerse a sí mismo, nos dan mucha información sobre nosotros. Taponarlos, nos tapona y comprime.

La tan famosa Inteligencia Emocional es reconocer la emoción que tenemos y poder hablar de ella con naturalidad. Es el arte de aprender a manejar las emociones de la manera más inteligente para conseguir el mayor éxito en nuestras relaciones. Es saber colocar las velas de nuestro velero particular para aprovechar el viento.

Es la habilidad de manejar, expresar, percibir, comprender y utilizar de manera equilibrada las emociones, y entender las de los demás.

Expresar como nos sentimos, reconocer nuestras emociones sin herirse uno mismo y sin herir a los demás es ser inteligentemente emocional.

 

 

Ejercicio práctico:

Crea un plan alcanzable para ti para el 2020. Apunta y enfócate en algo que realmente puedas conseguir para así que no ocurra como suele pasar con nuestros propósitos del nuevo año, que duran hasta febrero. Haz una lista de pequeñas cosas que quieres hacer: un cambio en tu alimentación; un cambio en tu forma de tomarte una relación; una mejora en el trabajo personal que realizas; apuntarte a una actividad que trabaje el cuerpo, la mente, y te conecte con el alma…

Escribe a diario los logros que has conseguido cada día en los aspectos emocionales, y en los ámbitos del trabajo personal para lograr ese plan. Así verás cómo avanzas y no vives de forma autómata. Así verás cómo puedes conseguir aquello que te propones por ti mismo avanzando cada día. 

Escribe como te sientes a diario y no tapones tus sentimientos y emociones. 

 

Toma conciencia y el próximo año que estas palabras sean tu mantra: SENTIR, VIVIR, ESTAR, FELIZ. 

 

Texto del libro RELAJACIONÁNDONOS, tus herramientas para cuerpo, mente y corazón. 

Luis F. Caminero López de Lerma

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Virtudes Rodero (miércoles, 01 enero 2020 20:19)

    Leído y con interés de poner en marcha , manejar las emociones.

Síguenos en Facebook para mantenerte informado de nuestros próximos eventos y actividades


Contacto

Luis Caminero

info@nosoloyoga.com

Tel: 661 209 040