El Destornillador

Cuando nos destornillamos de risa, muchos músculos de nuestro cuerpo que permanecían inactivos se ponen en funcionamiento. Es un estímulo muy eficaz contra el estrés y la tristeza.

Los niños están mucho más dispuestos que los adultos. Un pequeño se ríe un promedio de trescientas veces al día, mientras que un adulto lo hace entre quince y cien. El adulto pierde promedio y pasa a ganarlo en lo que yo denomino «cara de ajo». Esta cara se consigue a través de muchas de las tareas cotidianas y alguno que otro sistema de crecimiento personal y espiritual.

 

Tomarnos las cosas demasiado en serio nos lleva a diario con poca gracia por la vida. Tendemos a desconfiar de todo y por todo, dando pie a nuestra mente para que piense, piense, piense… pero sin apenas divertirse, siempre estando en el «hacer», y no tanto en el «ser».

 

Cuando conectamos con lo que somos en esencia y dejamos los miedos y condicionamientos a un lado, la vida te sonríe; cuando le sonreímos a la vida, ésta deja a un lado los miedos y condicionamientos.

La risa es una potente herramienta, provoca una potente liberación de endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad. Las carcajadas aportan vitalidad, energía e incrementan la actividad cerebral.

Se trata de crear el hábito de sonreír, de reír. Todo se puede cultivar para crear una forma diferente de ver las cosas con otro humor para encontrar vías de solución ante nuestros conflictos, y así quitarle importancia a los problemas ayudándonos a ver el lado positivo de las cosas.

Reír es como una meditación activa, cuando ríes no piensas, sólo ríes. Clarificas y enfocas la mente con alegría.

A nivel psicológico la risa tiene muchos beneficios: disuelve el miedo, la rabia y la ansiedad. Aumenta la autoestima y confianza en general. Desinhibe. Incrementa la tolerancia. Favorece las relaciones. Ayuda a llevar mejor la enfermedad e incluso a fomentar su curación.

A nivel físico: fortalece el sistema inmunológico. Proporciona un mayor aporte de oxígeno, por lo que genera vitalidad en todo el organismo. Se tonifica el corazón y previene enfermedades cardiovasculares. Se estimula el bazo favoreciendo la eliminación de toxinas. Facilita la digestión gracias al movimiento del diafragma; se lubrican y limpian los ojos con lágrimas. Con cada carcajada se ponen en marcha unos cuatrocientos músculos, fortaleciendo los abdominales, estirando los faciales. Entre diez y quince minutos de risas se pueden quemar hasta cuarenta calorías.

 

Ejercicio práctico:

«Si alguna vez te encuentras con una persona que no te ofrezca la sonrisa que tú te mereces, sé generoso y ofrécele la tuya, porque a nadie la hace más falta una sonrisa como a aquel que es incapaz de ofrecerla a los demás». Lao-Tsé (filósofo chino siglo VI a. d.).

 

El próximo viernes, día 21 de febrero realizamos en “Nosóloyoga” un taller especial de “Bienestar a través de la risa, la relajación y el humor”. Aparte de disfrutar de muchos ejercicios, aprenderás una rutina “muy será” para el día a día, que puede cambiar la vida de tu cerebro y alegrarte definitivamente el corazón. “La sonrisa como medicina para el alma”

Más información www.nosoloyoga.com o en el teléfono: 661 209040

 

Luis Caminero López de Lerma.

Texto del libro Relajacionándonos, tus herramientas para cuerpo, mente y corazón, donde puedes encontrar muchos más ejercicios de relajación, gimnasia emocional, inteligencia corporal y crecimiento interior. 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    María Elvira. (sábado, 15 febrero 2020 21:21)

    Después de haber leído el texto y ver sus beneficios, me tomaré las cosas todavía mejor y procuraré practicar la risoterapia.
    ¡¡Muy agradecida por tus comentarios, como siempre, Luis!!
    ¡¡Son de gran ayuda!!

Síguenos en Facebook para mantenerte informado de nuestros próximos eventos y actividades


Contacto

Luis Caminero

info@nosoloyoga.com

Tel: 661 209 040