Sólo por hoy "No te enojes"

La Ira tiende a surgir a partir de la sensación de que hemos perdido el control de una persona o situación. Y cuando nos enfadamos con la persona, sentimos que estamos recuperando dicho control. Pero ésta, por supuesto, es una percepción falsa. En realidad estamos perdiendo el control de nosotros mismos.

 

Si observas tu ira en el momento en que se desata, verás que refleja algo sobre ti mismo que necesita atención, más que un defecto en la persona con la que te estás enfadando. Las personas que incorporamos en nuestra vida son nuestros espejos, así que analiza con cuidado a aquellas que más te molestan porque reflejan aspectos de ti mismo que preferirías no ver. Conviértete en observador de tu ira antes de expresarla, y te darás cuenta de que no hay razones para enfadarse.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Síguenos en Facebook para mantenerte informado de nuestros próximos eventos y actividades


Contacto

Luis Caminero

info@nosoloyoga.com

Tel: 661 209 040