El caballo de la mente

Haciendo una comparación, es como si la mente ordinaria fuese un caballo salvaje.

El caballo lleva toda la vida yendo de un lugar a otro galopando salvajemente a su antojo según su instinto, según sus necesidades.

Internarse en meditación es como domesticar al caballo. Primero conseguiremos que se calme, que se tranquilice. Recordemos que el caballo es salvaje y que nunca lo han tocado, acariciado, que nunca ha visto un humano, etc. Una vez que se ha tranquilizado podremos acercarnos más y más y suavemente con calma y mucha paciencia. Es decir, practicando y practicando el caballo se estará quieto, muy quieto, casi inmóvil, y entonces conseguiremos colocar la silla de montar, después podemos coger las riendas y ordenarle al caballo que se dirija hacia dónde queremos.

 

Al igual que la mente, podremos tranquilizarla, acercarnos a su proceso con paciencia y mucha calma. Practicando y practicando, el caballo de la mente se ira sosegando, encontrará el gusto en la quietud y se sentirá cada vez más en paz, y podremos coger las riendas y dirigirla donde y cómo queremos, dejando por fin de ser dirigidos por ella. 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Síguenos en Facebook para mantenerte informado de nuestros próximos eventos y actividades

WhatsApp
WhatsApp

Síguenos en Instagram




Contacto

Luis Caminero

info@nosoloyoga.com

Tel: 661 209 040