Curso Sentir, Vivir, Estar, Feliz


Etapa 1 - Sentir es Sentir

LO QUE NO SE SIENTE, SE RESIENTE. Lo que no estás dispuesto a sentir, se va a resentir.

 

Solemos vivir con el piloto automático conectado y 

muy desconectados del sentir en su significado más extenso.

 

Es muy habitual que evitemos y rehuyamos todas esas sensaciones incómodas o difíciles que vivimos queriendo ser lo mejor de lo mejor en todo y con todos.

 

Cuando dejamos de rehuir las sensaciones incómodas, se abren unos espacios que estábamos imposibilitando vivir y se descubre un lugar que en sí mismo puede vivirse como el placer, la calma, la ligereza, el silencio, la sutileza….

 

No rehuir ni el placer ni el dolor, que ahí es donde reside el amor.

 

Ahí ya hay un primer paso de entrenamiento, en lugar de estar disparada la mente consigo misma, en sus pájaras y sus proyecciones, está abriéndose a una capacidad más fundamental, que es el poder reconocer, honesta y directamente, las implicaciones de las sensaciones. 

 

Y ahí empiezan a darse otros segundos estadios, que se despliegan de ese primero. 

La mente va aprendiendo a relajarse, va aprendiendo a reconocer que no es tan necesaria tanta actividad todo el rato, como se nos ha inculcado socioculturalmente.

 

 

“Aprender a respetar lo que siento y mi cuerpo”

 

 

Lo que realmente nos hace falta es quitar los obstáculos que impiden que se produzca la mejor versión de nosotros mismos. Pero ten en cuenta que tu mejor versión no es aquella que evita sentir un sentimiento y que se quiere mostrar todo el tiempo sonriendo, alegre y chispeante. La vida no funciona así.

 

Tenemos momentos de todo tipo y lo que debemos hacer es sentirlos y no rechazarlos.

 

Crear las condiciones necesarias para que las durezas de la vida cada día sean menos durezas, suavizando y sintiendo las sensaciones practicando la sensibilidad consciente

 

Una cosa es practicar para aguantar todo lo que vivo que me crea incomodidad y malestar. Y otra cosa muy diferente es practicar para vivir una experiencia íntima y única que me ayude a conectarme y desarrollar mi propio autoconocimiento.

 

Si practico para sentir y no rehuir, puedo conseguir el discernimiento y la suavidad que necesito para hacer cambios, tomar decisiones, fluir, etc. 

Si practico para que el método me ayude a soportar, solo estaré tomando una variedad de “opio de pueblo” disfrazado en forma de yoga u otra especie similar. 

 

En esta etapa los ejercicios y técnicas que utilizamos son para entrenar la sensibilidad en las sensaciones. 

 

Lo importante no es lo que puedas hacer, sino lo que puedas sentir 

 

SENTIR EL YOGA 

Síguenos en Facebook para mantenerte informado de nuestros próximos eventos y actividades


Contacto

Luis Caminero

info@nosoloyoga.com

Tel: 661 209 040