Curso Sentir, Vivir, Estar, Feliz


Etapa 3 - Estar – Integrar

Las piezas de tu motor no funcionan por separado, hay que hacer un conjunto e integrarlas para que arranque, funcione, para que pueda parar, etc. 

Nosotros (nuestro motor) sentimos cualquier pieza en su individualidad junto a la integridad que somos. Cuando le pasa algo a un hombro, afecta a la totalidad del cuerpo-mente. Si tienes una respuesta defensiva en una lesión, por ejemplo, en una muñeca, lo vamos a sentir en más zonas del cuerpo, en el conjunto. 

Nuestro estar depende mucho de como podamos integrar lo que nos pasa física, mental y emocionalmente. 

La sociedad nos ha puesto muy difícil el bien-estar. Nos dicen y marcan unos ritmos difíciles de alcanzar que están tan fuera de lo que es normal y sostenible, que nos afecta de una manera poco saludable.

Generalmente estamos en todo, menos en lo que tenesmos que estar, que quizás sea, en nosotros mismos. 

Sería importante revisar nuestras prioridades para integrar lo que nos va ocurriendo como pistas, señales hacia dónde realmente está nuestro camino y estancia. 

El biólogo Dróescher dice que sólo se puede estar en dos momentos: creciendo o envejeciendo. El precio de quedarse clavado en la historia sin crecer más es empezar a envejecer. Y esto no depende de la edad, sino de la actitud. 

Cuando estamos en lo que estamos, la mente se integra con el cuerpo, y el cuerpo con la mente. 

Yoga apunta a la totalidad. Un estado de conciencia de completud, de que no falta nada, nada sobra. Estás en paz, ni siquiera estás preocupado por ti mismo. La dinámica esencial en cada momento es la sensibilidad a la sensación. 

Intentamos estar siempre bien, pero estamos dentro del cuadro de la vida, que a veces tiene unas energías de fuerza que nos incumben y llevan, y es normal. Incluirnos dentro de todo e interrelacionar es el camino hacia la integridad, en estancia tranquila de paz

Cuando creamos un espacio seguro, nuestros “choques emocionales” se liberan casi sin darnos cuenta pues se digieren “secretamente”. Estos “choques” dejan residuos neuromusculares, que tienen resonancias físicas y mentales. Mientras vamos sensibilizando y moviendo el cuerpo, relajándolo, esos residuos son soltados y sustituidos por otros. Porque te sientes completamente a salvo, no porque hagas más y mejor. 

Yoga es una práctica experiencial. Sensibilizar a la mente a las vulnerabilidades del cuerpo. 

Lo único que hay que hacer es relajarse porque las cualidades innatas del ser humano quieren expresarse por sí mismas y todos tenemos un anhelo profundo de su experiencia. Dejar ir la necesidad de saber, de producir… Sólo la capacidad de sentir, de estar, para que sea más poderosa que la capacidad de pensar. 

Mientras estás consciente, estás sintiendo algo. Actualmente, quizás, está obstaculizándose por tu pensar y por tu hacer.  

Sensibilidad – Intimidad y Conciencia

Síguenos en Facebook para mantenerte informado de nuestros próximos eventos y actividades


Contacto

Luis Caminero

info@nosoloyoga.com

Tel: 661 209 040